Somos una aso­ciación de jóvenes com­pro­meti­dos con una pro­tec­ción climáti­ca ambi­ciosa y sostenible. Nue­stro obje­ti­vo es preser­var un mun­do en el que vale la pena vivir para las gen­era­ciones pre­sentes y futuras. Los cua­tro aspec­tos sigu­ientes son fun­da­men­tales para nosotros:


1. Nue­stro obje­ti­vo es la jus­ti­cia climáti­ca en el sen­ti­do inter­gen­era­cional y glob­al. Esto sig­nifi­ca que esta­mos com­pro­meti­dos con un mun­do en el que vale la pena vivir para aque­l­las per­sonas que históri­ca­mente han emi­ti­do menos y que están y estarán más expues­tas a las con­se­cuen­cias de las emi­siones glob­ales: per­sonas de gen­era­ciones futuras y per­sonas del Sur Global. 

2. Nue­stro tra­ba­jo se cen­tra en la juven­tud. Aunque los jóvenes menores de 30 años rep­re­sen­tan el 50% de la población mundi­al, sólo una frac­ción de los rep­re­sen­tantes políti­cos inter­na­cionales son menores de 30 años. 

3. Nos pre­ocu­pamos por el panora­ma glob­al, es decir, tomar una per­spec­ti­va glob­al, rep­re­sen­tar­lo y luchar por él. La cri­sis climáti­ca no se detiene en las fron­teras nacionales. A difer­en­cia del nacional­is­mo y el pro­tec­cionis­mo, abog­amos por la coop­eración glob­al entre difer­entes actores. Estable­cer redes y tra­ba­jar con­jun­ta­mente con socios inter­na­cionales es de gran impor­tan­cia para nosotros. Siem­pre ten­emos la inten­ción de ver la cri­sis climáti­ca y el movimien­to climáti­co glob­al en toda su com­ple­ji­dad y diversidad. 

4. Por últi­mo, pero no menos impor­tante, la cien­cia no es nego­cia­ble. Nue­stro tra­ba­jo se basa en los últi­mos hal­laz­gos cien­tí­fi­cos. No sólo con­stru­imos nue­stro tra­ba­jo sobre la base de estos hal­laz­gos, sino que tam­bién con­de­n­amos el cre­ciente desacoplamien­to de las deci­siones políti­cas a par­tir de hechos científicos. 


Nuestro trabajo a nivel nacional e internacional

Nue­stro obje­ti­vo es la jus­ti­cia climáti­ca en el sen­ti­do inter­gen­era­cional y glob­al. Esto sig­nifi­ca que esta­mos com­pro­meti­dos con un mun­do en el que vale la pena vivir para aque­l­las per­sonas que históri­ca­mente han emi­ti­do menos y que están y estarán más expues­tas a las con­se­cuen­cias de las emi­siones glob­ales: per­sonas de gen­era­ciones futuras y per­sonas del Sur Glob­al. Nue­stro tra­ba­jo se cen­tra en la juven­tud. Aunque los jóvenes menores de 30 años rep­re­sen­tan el 50% de la población mundi­al, sólo una frac­ción de los rep­re­sen­tantes políti­cos inter­na­cionales son menores de 30 años. Nos pre­ocu­pamos por el panora­ma glob­al, es decir, tomar una per­spec­ti­va glob­al, rep­re­sen­tar­la y luchar por ella. La cri­sis climáti­ca no se detiene en las fron­teras nacionales. A difer­en­cia del nacional­is­mo y el pro­tec­cionis­mo, abog­amos por la coop­eración glob­al entre difer­entes actores. Estable­cer redes y tra­ba­jar con­jun­ta­mente con socios inter­na­cionales es de gran impor­tan­cia para nosotros. Siem­pre ten­emos la inten­ción de ver la cri­sis climáti­ca y el movimien­to climáti­co glob­al en toda su com­ple­ji­dad y diver­si­dad. Por últi­mo, pero no menos impor­tante, la cien­cia no es nego­cia­ble. Nue­stro tra­ba­jo se basa en los últi­mos hal­laz­gos cien­tí­fi­cos. No sólo con­stru­imos nue­stro tra­ba­jo sobre la base de estos hal­laz­gos, sino que tam­bién con­de­n­amos el cre­ciente desacoplamien­to de las deci­siones políti­cas a par­tir de hechos científicos 

Nos vemos a nosotros mis­mos como una bis­agra entre las deman­das de la calle y los pro­ce­sos de la políti­ca para lograr medi­das y estruc­turas efec­ti­vas per­ma­nentes. Al hac­er­lo, com­ple­men­ta­mos el debate con una per­spec­ti­va glob­al e insta­mos a Ale­ma­nia y a otros país­es a tomar en serio su respon­s­abil­i­dad global.

Un com­po­nente cen­tral de nue­stro tra­ba­jo ocurre a niv­el inter­na­cional: en las Con­fer­en­cias de las Naciones Unidas sobre el Cli­ma (COP) y las cor­re­spon­di­entes nego­cia­ciones pro­vi­sion­ales (SBs). Cada año lle­va­mos la voz de los jóvenes a los espa­cios de nego­ciación. En 2008, par­tic­i­pamos por primera vez en una cum­bre de las Naciones Unidas sobre el cli­ma en Poz­nan, Polo­nia. Des­de entonces, hemos adquiri­do var­ios años de expe­ri­en­cia y expe­ri­en­cia en el cam­po de la políti­ca climáti­ca inter­na­cional. Cada año, algunos de nue­stros miem­bros acu­d­en a las con­fer­en­cias sobre el cli­ma y a las nego­cia­ciones pro­vi­sion­ales de la Con­ven­ción Mar­co de las Naciones Unidas sobre el Cam­bio Climáti­co (más aquí).

Pero tam­bién esta­mos activos más allá de las nego­cia­ciones: tra­ba­jamos en proyec­tos, estable­ce­mos con­tac­tos con los respon­s­ables de la toma de deci­siones, red con otros jóvenes y orga­ni­za­ciones climáti­cas, así como con otros actores. Gran parte de nue­stro tra­ba­jo se lle­va a cabo en línea. Nue­stros miem­bros están repar­tidos por toda Ale­ma­nia y más allá. Por esta razón, uti­lizamos platafor­mas dig­i­tales para coor­di­nar nue­stro tra­ba­jo en equipo. Todos los miem­bros se reú­nen dos veces al mes para una video­con­fer­en­cia. Una jun­ta de cin­co miem­bros mantiene la visión general.